fbpx

Mientras estás en la ducha, en plena noche, haciendo deporte o cocinando…

Aix si yo te contara….

La mente de un verdadero emprendedor nunca está quieta. Las ideas para iniciar un negocio digital pueden aparecer cuando menos te lo esperas, en cualquier parte y momento.

Pero en esta carrera de fondo que supone pasar de una idea a un negocio consolidado, hay una serie de pasos imprescindibles para emprender un negocio digital que debes conocer.

Vamos a resumirlos en 6 pasos, porque sino, podríamos escribir como para hacer un máster!

¿Vamos a por ellos?

 

1- Encontrar la fórmula PHD: la fórmula de tu éxito personal

¿Qué es PHD? ¿Te suena a componente de jabón? ¿A fórmula química? ¡Noooo!

PHD son las siglas de tres ingredientes fundamentales para que tu idea de proyecto o negocio digital llegue a buen puerto.

Y son estas:

P = Pasión: lo que te gusta hacer y puedes pasar horas inmerso en ello.

H = Habilidad: lo que sabes hacer sin gran esfuerzo, ya sea innato o aprendido.

D = Demanda: lo que el mercado quiere y/o está pidiendo y está dispuesto a pagar.

Tu idea debe ser una mezcla de estos tres ingredientes, porque sino, el bizcocho no subirá en el horno ni de coña.

Vamos a verlo con un ejemplo muy cercano y lo entenderás mejor.

Laura Costumero (osea yo 😉) , fundadora y CEO de Jefa en Libertad y La Agencia PLAY.

Enfrascada en una vida de ejecutiva con un futuro próspero y a mi alcance, llegó un día en el que ese ritmo de vida me pasó factura.

Emprendedora nata durante todos mis años de empleada (siempre era la que proponía proyectos, la que buscaba nuevas ideas, la que más se retaba a sí misma…) llegó un momento en el que decidí que quería montar un negocio online.

Creeme que tenía mil ideas rondándome la cabeza, pero al final, lo que me ayudó a saber escoger la idea ganadora fue la fórmula PHD.

Te voy a desgranar punto por punto de la fórmula PHD:

Mi pasión: siempre me ha gustado ayudar a los demás a conseguir dar los pasos que ya he dado yo anteriormente. Me gusta recomendar todo aquello que me funciona. Me apasiona el marketing digital y las ventas. 

Mis habilidades: siempre se me ha dado bien la comunicación, la parte técnica de cualquier disciplina en la que he puesto mi foco y hacer fácil lo difícil, sabiendo transmitir conceptos y formando a personas.  

Demanda del mercado: el mundo del emprendimiento y el marketing digital está en auge, y hay muchas personas que necesitan aprender o que les implementen estrategias y desarrollar un negocio digital desde cero. 

 

Redoble de tambores!!!!  Ahí encontré la fórmula perfecta para mi negocio y el que llevo desarrollando desde 2018.

Ahora te toca a ti encontrar el resultado perfecto de tu fórmula PHD.

2 – Tener (o desarrollar) una mentalidad emprendedora

Tener una mentalidad emprendedora es algo un poco… ¿innato?

Si eres de los que prefiere que el resto tome las riendas, te sientes más cómodo en un segundo plano, o te da vergüenza expresar tus opiniones y proponer tus propias ideas… ¡Quizás emprender un negocio digital no sea lo tuyo!

Un emprendedor digital se caracteriza, entre otras cosas, por ser una persona curiosa, creativa, segura de sí misma, con capacidad de liderazgo, optimista, resolutivo y también muy intuitiva, capaz de anticiparse a lo que está por llegar.

Un emprendedor de éxito es también un idealista, pero con los pies en la tierra. Una persona flexible y abierta a escuchar a los demás, pero también con una visión de negocio clara, sin miedo a arriesgar, perseverante y paciente.

¿No te sientes identificado con este perfil? ¡No te preocupes!

Todos podemos desarrollar una mentalidad emprendedora, es cuestión de ponerle ganas y romper el muro de tus creencias limitantes.

So quieres comprobar ahora mismo si tienes madera de emprendedor/a, accede ahora gratis al test rápido para identificar si realmente es el momento de emprender o por el contrario, es mejor dejarlo para más adelante.

3 – Identificar el cliente/avatar al que te diriges

Si has llegado hasta aquí es porque, más o menos, tienes en mente ese público que puede demandar tus servicios o productos.

¡Es hora de ponerle cara! 

Aunque te parezca una broma, para vender tienes que conocer a tu cliente mejor que a tu pareja o tus padres. Más allá de saber qué les gusta o qué no les gusta, hay que comprender cómo sienten, piensan, cuáles son sus puntos de dolor, lo que les emociona, lo que les frena y aquello que les impulsa a pasar a la acción. 

¿Cómo averiguarlo? Con una buena investigación de mercado y de la competencia, algo digno de Sherlock Holmes… y, por supuesto, ¡hay que escuchar mucho!

Una vez que tienes identificado a tu público, lo más habitual es encontrarse con estos tres tipos de potenciales clientes:

  • Cliente 1. El buscador activo: Sabe que necesita el producto y lo está buscando. Es más fácil venderle a él. Solo tienes que demostrarle que tú eres su mejor opción. 

  • Cliente 2. El que no busca: Sabe que necesita el producto, pero no lo está buscando. Es la típica persona que deja para mañana lo que sabe que debería hacer hoy. Es consciente de lo que necesita, pero no da el paso. 

  • Cliente 3. El “empanao”: Ni sabe que lo necesita ni lo busca. En muchas ocasiones, ni siquiera detecta su problema. Es el más común y hay que descubrirle un mundo por delante. Si eres capaz de abrirle los ojos, ¡es todo tuyo! 

4- Definir una oferta o una propuesta de valor que enamore a tu cliente

En muchas ocasiones, el precio no es el impedimento principal para que nos escojan. Lo que debe importante es saber transmitir el valor y la transformación que aporta tu  producto o servicio.

Háblale a tu cliente de los beneficios de tu producto o servicio, más allá de las características. Recuerda que vendemos para aliviar un dolor o aportar un placer. Por eso, es tan importante identificar esos “puntos de dolor” y necesidades cuando estudiamos a nuestro cliente avatar.

 

5 – Construir tu branding 

La forma de vender y comprar ha cambiado muchísimo en las últimas décadas. Hoy en día, la decisión de comprar va más allá del producto. También nos fijamos en los valores, principios y forma de ser de la marca. Por eso, a la hora de emprender un negocio digital tienes que dedicarle tiempo a tu tu branding. 

¿Qué es el branding? Así dicho en inglés suena muy cool y quizás algo difícil si lo desconoces, pero el branding no es más que lograr que tu imagen de marca sea única y reconocible, creando ciertas sensaciones y percepciones entre tu público potencial. 

Cuando hablamos de branding, vamos más allá de un logo y unos colores. Todo lo que comunica y se ve de nuestra marca tiene que estar perfectamente orquestado para transmitir nuestros valores. 

 

6 – Darle caña al marketing digital

Es un gran aliado y la estrategia ganadora de los emprendedores, especialmente cuando das los primeros pasos para iniciar tu proyecto.

Y… no. Si estabas pensando en crear una cuenta de Facebook e Instagram, ¡vas por el camino erróneo!

Para crear con éxito un negocio digital es importante dedicarle tiempo y esfuerzo a toda la parte de marketing, por ejemplo, desarrollando una estrategia, creando un camino para dirigir al cliente hacia la ventas de forma predecible (funnel), automatizando acciones, etc.

¿Quieres emprender un negocio digital, pero estás más perdido Wally en un libro de primaria?

Entonces quizás sea el momento de conocer Jefas Digitales,  donde tienes reunidos todos los pasos que debes dar si quieres iniciar un negocio digital.

 

¿Ya has anotado bien estos 6 pasos imprescindibles para emprender en el mundo online?